domingo, 4 de enero de 2015

Con los pies en el suelo, la cabeza en las nubes y el corazón...




 

Después de un tiempo sin pasar por aquí lo hago con un post dedicado a las nubes. Me relaja verlas y estar en ellas, más, por eso busco imágenes en Pinterest y las colecciono. Estar en las nubes es crear espacios para la creatividad, es estar en constante movimiento y el Arte efímero, ¡me encanta! Te invito a dar un paseo.

Estar conectada a la realidad y a la vez tener la capacidad de soñar, es un ejercicio que practico a menudo. Estar en entornos como La Colaboradora, Harinera... favorecen sin duda la práctica de este deporte. Las experiencias de aprendizaje colectivo y social, impulsan el trabajo colaborativo y hacerlo junto a personas de diferentes disciplinas resulta muy atractivo.
 
Equilibrar la balanza entre el trabajo voluntario y el remunerado  no es un deseo para este año, es desde hace tiempo un objetivo, que, entre otras cosas, muchos compartimos.
Ser capaces de transformar algunas de estas colaboraciones en proyectos sostenibles, es una forma de vida y por la situación actual también es un reto. Veremos...





Con los pies en el suelo, la cabeza en las nubes y... ¿el corazón?

Esa combinación entre razón, imaginación y el corazón como motor, gesto de gratitud y porqué no, de amor, me parece una  buena mezcla.
El día 31 antes de subir el post y mientras dudaba si metía en el título la palabra corazón, mi hermana sufría un infarto. Sí, esas cosas pasan también el último día del año. La suerte le acompañó en esta ocasión y aunque no pudo tomar las uvas con nosotros, celebramos con alegría  su entrada en el nuevo año.

Porque esas y otras cosas pasan, siempre encuentro la ocasión para sacar un mantel de hilo, recibo un regalo y lo  estreno rápido... para vivir no espero, pongo en acción mis pensamientos durante todo el año. No los guardo. Vivir el presente y disfrutarlo  es "mi mindfulness" desde hace años ¿Cómo no va a estar de moda algo tan sensato?
   


Es por eso que entre mis propósitos del año no dejar de soñar es un clásico, casi tanto como esta canción. Una canción colaborativa para visibilizar un problema social y recaudar fondos que ha cumplido 30 años. 
Ahora sí...¡Feliz Navidad!¡Feliz 15!

1 comentario :

  1. Me encanta como eres, Eva. Esa capacidad que tienes para ver el lado positivo de todas las situaciones y de vivir en una nube pero con los pies en el suelo. De "Vivir" a fin de cuentas y de hacer agradable la vida a todos los que te rodeamos.
    Te deseo de todo "corazón" que el 2015 sea un año inmejorable!!
    Muchos besos,
    Nines

    ResponderEliminar